Niño quería mucho a su mascota que durmió con ella toda la noche. Lo malo es que era un pez

Los jovenes en algún instante de su niñez sueñan con tener una mascota, un compañero al cual demostrarle su amor y cuidarlos. Los perros, gatos y peces son las mascotas frecuentes por las que los jovenes se inclinan al instante de escoger a ese compañero de aventuras.

Este es la situacion del pequeño Everett Hamlin de Georgia USA de 4 años quien poseía como mascota a un pececito dorado llamado Nemo.

Tori la madre de Everett tomo la decisión de comprarle un pez dorado a su hijo para que este fuera su mascota, la alegría del pequeño fue enorme al notar a su nuevo amigo en esa pecera.

Esa felicidad se extendió algunos días dado que Evertt en su inocencia quiso demostrarle su amor a su mascota y lo sacó de la pecera, para acariciarlo y reposar juntos. Este pequeño no sabía que los peces no podrían subsistir fuera del agua.

«Solo pretendía acariciarlo» comentó.

Tristemente su pez dorado no sobrevivió al pasar toda la noche en las manos de Everett fuera de su pecera, a los que sus padres Tori y Corey, debieron explicarle al pequeño que su pez había muerto y que hay animales que requieren de las condiciones mínimas para vivir, en esta situación los peces que requieren del agua.

La tristeza de este reducido era tan enorme porque él no quiso en ningún instante hacerle inconveniente a su amado pez dorado, por el opuesto solo pretendía estar más cerca de él y hacerle cariños.

Su corazón se encontraba despedazadoa eso que los padres solo lograron consolar y explicarle que podían proceder a adquirir otro pez dorado parecido a su enorme amigo Nemo, pero con la condición de no sacarlo bastante más de la pecera en donde este está.

Esta historia se realizó viral en las redes al conocerse esta relación mortal de amistad y muerte que tuvieron Evertt y su pez Nemo.

Por supuesto este pequeño no posee culpa de lo que pasó, su inocencia es tan enorme que no existe cabida a la maldad. Los padres algunas veces omitimos información sustancial a nuestros hijos suponiendo que no la van a abarcar, o que sus travesuras no llegan a trascender al nivel, y es cuando pasamos por prominente argumentar datos sustancial que en esta jornada hubiesen hecho la distingue entre la vida y la desaparición del pez dorado Nemo.

Updated: 14/06/2022 — 9:53 PM