“Nadie me felicitó por la llegada de mi hija”: Madre acusa rechazo por su bebé con raro síndrome

Su hija padece de un raro trastorno y Eliza, la madre, pide a la sociedad más sensibilidad para los jovenes destacables y menos discriminación por el aspecto física. Una circunstancia que tuvo que combatir con su chiquita desde que nacio.

Una madre dio un relato sincero sobre su vivencia con la maternidad, todo después de padecer el rechazo, la discriminación y el desencuentro al instante que surgió su hija. Para ella, era el instante más feliz de su historia, para otros, fue una sorpresa “poco agradable”.

Eliza J., es madre de una niña con un trastorno poco habitual, quien tomo la decisión de comentar por ella y por todas las mamás que estuvieron en la soledad de la maternidad cuando no es “perfecta” y que persigue a cientos de mujeres en la actualidad.

En reportaje con Love What Matters, Eliza narró que siempre quiso quedar embarazada, un sueño que compartía con su marido. Por eso, tiempo luego pudo concebir a su niño recién nacido y vivir un embarazo pleno y lleno de alegría.

De hecho, a lo largo de la espera, todos ansiaban la llegada de la niña, a quien llamarían Hermosa y donde todos hablaban de los aspectos físicos que heredaría el niño recién nacidoentre otras cosas a quien se podría parecer. Una circunstancia que de un instante a otro, cambió completamente.

Un mes antes de la fecha programada, Eliza rompió bolsa y eso le preocupó porque todavía no poseía las cosas listas, pero tomo la decisión de ir al hospital de todos métodos. Ya a lo largo de el parto, empiezan a ocurrir hechos raros y notó que los doctores hablaban bastante.

Tomó 12 horas de trabajo hasta que Hermosa por último llegó al planeta. Al verla por primera oportunidad, notó que la oreja de su hija se encontraba doblada y que era muy chiquita, pero pensó que era habitualpuesto que había escuchado que los jovenes nacen “arrugados”.

De manera rápidanumerosos expertos entraron a conocer a su hija y nadie le decía nada, todo hasta que eligieron llevarla a cuidados particulares. Fue en ese instante que Eliza pidió ver a su niño recién nacido y se derrumbó de emoción: más allá de que había notado que era diferente, ella solo pretendía darle amor y cuidados.

Por último, y después de numerosos métodos doctores, la chiquita Hermosa fue diagnosticada con el trastorno de Treacher Collins, una dolencia hereditaria que impide el avance de algunos huesos y tejidos de la cara, lo que ordena a los pacientes a someterse a una cirugía a una edad temprana.

Más allá de que tanto Eliza como su marido, hacen un esfuerzo períodico por darle la preferible vida a su hija, la madre pide a la sociedad generalmente que se tenga más sensibilidad, tanto para los padres como para los jovenes particulares. Ella afirma que con el apoyo de la gente, la vida se regresa muchísimo más simple.

Updated: 07/06/2022 — 7:37 PM