El pasado 2 de noviembre dio a luz Julie Loving, una mujer de 51 años, que tomo la decisión de cumplir el sueño de su hija, quien pretendía transformarse en madre pero por adversidades de salud no ha podido llevarlo a cabo tras una perdida y exhaustivos tratamientos.

La joven Breanna Lockwood, de 29 años, intentó de todas las formas quedar en embarazo, pero sufrió muchas tristezas pues tuvo una perdida, otro embarazo fue ectópico, y tuvo que someterse a una sucesión de medicamentos e inyecciones hasta que por último su médico le avisó que el útero no sostendrá jamás a un bebé.

Totalmente devastada buscó la alternativa de un vientre de alquiler, y su madre tomo la decisión de ser esa mujer que trajera a la vida a su nieto, exponiendo que el cariño de madre no posee parámetros.

El embarazo de Julie era difícil por su edad, gracias a que la fecundación in vitro se hizo en mujeres que tienen más alto 45 años, pero ella igual quiso correr el peligro y tomo la decisión de quedar en embarazo.

El parto se encontraba planificado para el 12 de noviembre, pero la chiquita Briar Juliette se adelantó y surgió el 2 de noviembre, impecable de salud.

El parto fue difícil, ratificó Breanna, al poner énfasis la fortaleza de su madre para aguantar y animar a su hija de esta forma como lo logró con ella.

“Mi mamá fue toda una valiente tras un parto difícil. Los sacrificios que hizo para traer a esta pequeña porción de cielo a nuestro mundo me dejan sin aliento”, comentó.

“Sosteniendo a mi hija en mis brazos, mi corazón está a punto de estallar. La sensación de que haría absolutamente cualquier cosa necesaria por esta niña se irradia a través de mí cuando la miro y refleja lo que mi madre hizo por mí”, expresó. ⁣

A través de un conmovedor mensaje mostró su alegría de tener a la pequeña en brazos y el agradecimiento a su madre por darle esta oportunidad de ser madre.

Updated: 22/04/2022 — 5:48 PM